viernes, 15 de junio de 2007

La historia hasta ahora

El 28 de diciembre de 2006 cometí lo que parece haber sido un error: compré un teléfono con contrato ligado a portabilidad en la tienda online de Yoigo (89€) y pagué con tarjeta para ahorrarme unos euros (contra reembolso era algo más caro). Así empezó todo.

Pasaban los días y no recibía nada, ni el paquete ni una llamada de Yoigo. Nada. “Es normal” pensé “ya había leído en Internet que estaban bastante saturados estos días”. Pero el tiempo fue pasando y no recibí ninguna noticia suya. Finalmente decidí llamarles para informarme sobre lo que ocurría.

Parecía ser que Orange había denegado mi portabilidad, y que por lo tanto, habían cancelado el envío. Les pedí que en tal caso me devolvieran el importe de la compra, pero la operadora me respondió que no podía hacer eso. Debía enviarles un fax a un número de Madrid con fotocopia de mi DNI, firma, número de pedido, datos… ¡Y todo esto a pesar de que en el email de confirmación de compra se adjuntaba un sencillo formulario de desistimiento que permitía cancelar la compra fácilmente!

Después de mandar por correo el formulario de desistimiento y llamar varias veces, me convencí de que tendría que enviar ese fax para que me hicieran caso. Pero estaba equivocado. Lo intenté varias veces desde una copistería y el número marcado funcionaba a veces no y a veces tampoco. Vaya, que no pude enviarlo. Creo que el error era “La línea marcada no está actualmente en servicio”, aunque no siempre: alguna vez ni siquiera daba tono. Tuve que buscar a una persona con fax propio para poder pasarme un rato largo intentándolo. Finalmente se envió, pero no puedo decir que me costara poco.

Esperé bastante tiempo, un mes casi y viendo que en Yoigo no me hacían ni caso, decidí ponerme en contacto con la OMIC de Barcelona. Me respondieron rápidamente informándome que debía enviar un Burofax a Yoigo con mi reclamación para que quedase constancia de ello. Así lo hice, usando el cómodo servicio de Correos online que permite enviar un Burofax subiendo un pdf usando un formulario web.

No fue suficiente. Aunque en la web de Correos mi Burofax aparece como entregado, pasa un mes (plazo máximo para atender las reclamaciones) y no recibo respuesta. Me pongo de nuevo en contacto vía email con la OMIC y les adjunto el pdf que envié, indicando que fue enviado por Burofax. A los pocos días recibo una carta en mi buzón. Mi queja ha sido tramitada y está siendo remitida a Yoigo. Se me informa también de que Yoigo no está adherida al sistema arbitral, y que por lo tanto, si en un mes desde la recepción de la carta (25/05/2007) no he solucionado mi problema, puedo solicitar información al Servicio de Orientación Jurídica.

Y aquí estoy, esperando a que pase este mes. Porque naturalmente, todavía no me han devuelto mis 89€. Y la verdad, no creo que lo vayan a hacer. Pero yo voy a seguir luchando por lo que es mío, por mis derechos, hasta agotar todas las vías.

Les iré informando, gracias por su paciencia.
¡Yoigo estafa!

6 comentarios:

Gonzalo dijo...

Desde luego te seguiré con interés. Aunque sólo sea por sentirme acompañado. Un saludo

Gonzalo

MKL dijo...

Gracias por tu interés gonzalo. Voy a seguir escribiendo a cada nuevo paso que dé para que quede constancia en internet de las prácticas tan poco éticas que llevan a cabo algunas empresas.

Un saludo

juanda argüera dijo...

no me parece gusto tanta critica .yoigo no me parece basura.todas tienen fallos y no las ponen de basura

yoigoo dijo...

a Yoigo no se le puede llamar basura, es un alago para ellos, son mucho peores, estafan a sabiendas



http://yoigomentira.blogspot.com

El duende deslenguado dijo...

Todo mi apoyo. Yoigo son una panda de impresentables.

http://el-duende-deslenguado.blogspot.com/2010/01/yoigo.html

Inma dijo...

Yo estoy en tu misma situacion, pague 89€ por un terminal que al final yo cancele, pero desde marzo que no me hacen la devolucion. Siempre dicen que esta en tramite y nada que no llega. Estos de yoigo son unos ESTAFADORES.